irrigacion de la tiroides y anatomía normal

La tiroides es irrigada superiormente por las arterias tiroideas superiores, la ramificación directa de
la carótida externa, mientras la arteria tiroidea inferior se origina del tronco tirocervical, y por último, la
arteria ístmica, que se origina directamente del arco

Tiroides normal.

Foto izquierda: corte transversal: el lóbulo piramidal en ubicación paramediana derecha (punta de flecha). Foto derecha: corte longitudinal: el lóbulo piramidal pre-laríngeo izquierdo se continúa imperceptiblemente con el istmo (c: craneal; i:istmo).

EL TIROIDES NORMAL Y PATOLÓGICO

El tiroides normal al ultrasonido tiene la forma de una letra H (para otros como mariposa), con lóbulos derecho e izquierdo con predominio franco del eje cráneo caudal, algunos más y otros menos estilizados, de contornos lisos, de bordes más bien agudos, generalmente entre 40 y 60 mm de eje longitudinal según la literatura (entre 30 y 42 mm en mi experiencia)

El istmo también con predominio del eje longitudinal, con un diámetro anteroposterior no mayor a 4 a 6 mm.

La presencia del lóbulo piramidal no es rara, alrededor del 20%, siendo dependiente la mayoría de las veces del istmo y las otras veces del borde medial del lóbulo izquierdo.

INDICACIONES DE LA ECOGRAFÍA TIROIDEA

La ecografía tiroidea se solicita por bocio, nódulo palpable o visible, disfagia, tos crónica, disfonía, dolor cervical, antecedentes de cáncer tiroideo familiar, historia de radiación cervical en la infancia o adolescencia, síndromes genéticos, complemento de otros exámenes cervicales en los que se detectó patología tiroidea (Doppler carotídeo, TAC o RNM de columna cervical, PET, entre otros).

La ecografía cervical, que incluye a la ecografía tiroidea es utilizada en el estudio preoperatorio de cáncer de tiroides y en el seguimiento postoperatorio, para buscar tejido tiroideo normal y patológico o para el estudio de otras masas cervicales, por ejemplo: adenopatías, lipomas, tumores paratiroideos, tumores de glándulas submandibulares.

El ultrasonido también tiene gran utilidad como apoyo en la obtención de material para estudio cito-histológico y como guía durante procedimientos terapéuticos mínimamente invasivos

SIGNOS ECOGRÁFICOS DE MALIGNIDAD DE LOS NÓDULOS TIROIDEOS

Las características ecográficas de los nódulos que sugieren malignidad son: nódulo sólido hipoecogénico o marcadamente hipoecogénico, más alto que ancho, de bordes irregulares, microlobulados o espiculados y con microcalcificaciones.

A: Nódulo tiroideo sólido, marcadamente hipoecogénico, además presenta microcalcificaciones en la periferia (Ca papilar).
A: Nódulo tiroideo sólido, marcadamente hipoecogénico, además presenta microcalcificaciones en la periferia (Ca papilar).

La heterogeneidad no es un signo específico, lo mismo para la naturaleza sólida. Los contornos mal definidos tampoco. La hipoecogenicidad en nódulos menores de 10mm tiene menor valor predictivo positivo que en nódulos de más de 10 mm3.

Nódulo tiroideo sólido, en un corte transversal, adyacente a la arteria carótida común, de contornos microlobulados, hipoecogénico y heterogéneo. (Ca papilar).
Nódulo tiroideo sólido, en un corte transversal, adyacente a la arteria carótida común, de contornos microlobulados, hipoecogénico y heterogéneo. (Ca papilar).

Las calcificaciones a modo de cápsula tienen alta especificidad cuando se encuentran asociadas a un nódulo que claramente las rebasa. Considerando sólo el tamaño de los nódulos, se sugiere puncionar los nódulos sólidos mayores de 10mm de diámetro y los sólido-quísticos mayores de 20mm. Mientras más criterios de malignidad presenta el nódulo, mayor será la probabilidad de malignidad.

D: Nódulo tiroideo sólido, con microcalcificaciones en el interior y periferia. (Ca papilar).
D: Nódulo tiroideo sólido, con microcalcificaciones en el interior y periferia. (Ca papilar).

Nódulo sólido con microcalcificaciones y calcificaciones periféricas; el tumor rebasa los límites de las calcificaciones periféricas.

Nódulo sólido con microcalcificaciones y calcificaciones periféricas; el tumor rebasa los límites de las calcificaciones periféricas.
Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Do NOT follow this link or you will be banned from the site!
WP2Social Auto Publish Powered By : XYZScripts.com